domingo, 18 abril 2021 2:17

Iker Casillas completamente volcado en Sara Carbonero en uno de sus momentos más difíciles

Sara Carbonero se encuentra recuperándose con éxito de la operación de urgencia a la que fue intervenida el pasado viernes. La periodista cuenta con el apoyo infatigable e incondicional de las personas más importantes de su vida, encabezadas por Iker Casillas, que solo abandona el hospital en el que está ingresada la periodista para llevar a sus hijos Martín y Lucas al colegio y que los niños no noten tanto la ausencia de su mamá.

Iker Casillas

Según fuentes cercanas a la manchega, que han hablado con medios como Hola.com o el programa Ya es mediodía, la operación a la que ha sido sometida Sara no significaría una recaída en su enfermedad y nada tendría que ver con el cáncer de ovario que le fue detectado en mayo de 2019, pero tampoco se han filtrado más detalles sobre su estado de salud.

Así, mientras la periodista continúa interactuando en redes sociales y esta mañana ha compartido un microcuento a través de su cuenta de Instagram, “Y desnudó su personalidad. Un tipazo”, nosotros no hemos podido evitar pensar en Iker Casillas. El exfutbolista, muy preocupado por el amor de su vida según ha publicado la revista Semana está completamente volcado en Sara, de quien apenas se ha separado en los últimos días.

Esta mañana, tras llevar a sus pequeños al colegio, el exfutbolista llegaba, acompañado por su suegra, Goyi Arévalo, e intentando pasar desapercibido, a la Clínica de Navarra, donde permanece ingresada Sara. Consciente de la expectación mediática que les rodea en cada uno de sus pasos, Casillas no lo está pasando nada bien y, por el momento, y fiel a su discreción, prefiere no pararse con la prensa ni dar declaraciones acerca del estado de salud de la periodista. Iker ha accedido por una puerta poco usual para intentar evitar que ningún medio de comunicación pudiese captar su rostro de preocupación. Lo cierto es que se ve al exportero más volcado en su mujer que nunca, y seguro que la periodista lo agradece con creces.