miércoles, 14 abril 2021 14:52

Diego Arrabal vuelve a Viva la vida más cañero que nunca tras superar la Covid-19

Hace unos días, veíamos un mensaje de Diego Arrabal por redes sociales que nos dejaba a todos sobrecogidos. “Quizás no sea ejemplo de nada, ni de nadie, pero me sale del corazón avisaros que este virus no es broma. Llevo trece días con el virus y anoche me tuvieron que ingresar. Lucharé hasta que no me queden fuerzas para curarme. Pero ahora me hago una pregunta. ¿Por qué no luché igual de fuerte para no contagiarme”. De esta manera el colaborador de televisión informaba a todos de que estaba ingresado tras haberse contagiado de Covid.

Hoy, hemos vuelto a ver al paparazzi en plató y parece ser que ya se encuentra en gran medida recuperado de estos días que ha estado recuperándose de este virus. Y la verdad es que tanto a Emma García, como a su compañero, les hemos visto de lo más sonrientes al reencontrarse después de haberlo pasado tan mal.

El colaborador ha confesado haber recibido el apoyo de muchos compañeros de profesión, pero sobre todo de personas con las que no hablaba hace tiempo y lo cierto es que eso ha sido lo más bonito que ha experimentado en estos días en los que ha estado tratándose para combatir y vencer, como así ha sido, el virus.

De esta manera, Diego Arrabal ha demostrado la fortaleza que tiene en su interior, pero ha querido dejar claro cómo vivió él, el virus. “Yo me infecto, mi mujer también, y la primera semana ella tiene dos días mal y yo estoy fenomenal, sin nada de fiebre. Pensé que todo iba a ser así. A la semana empieza a subirme la fiebre, 39, 40, y no había manera de quitarlo. Una noche me fui a urgencias. Me hacen una placa y una analítica, que es lo que a lo doctores preocupa, por ello me ingresan en urgencias”.

Diego ha confesado que se ha martirizado mucho por no haber cumplido radicalmente las normas de seguridad: “Soy muy cabezón y me culpaba por no haber cumplido bien las normas porque si las cumples, evitas el contagio. No lo hice bien y nos contagiamos cuatro compañero”. Gracias a su fortaleza y a su sacrificio, el paparazzi se encuentra recuperado y ya está en plató dispuesto a comerse el mundo.