miércoles, 24 febrero 2021 2:10

Verdeliss, completamente destruída, pide clemencia a sus haters: “Quiero que la gente deje de odiarme”

Verdeliss se ha convertido en una de las influencers más cotizadas de nuestro país. Sin embargo, gracias a su fama también ha conocido el lado más amargo de las redes sociales. Y es que ha llegado un punto en el que su actitud, y sobre todo, la exposición contante de sus hijos, la han llevado a recibir bastantes críticas.

Algo, que según ha desvelado recientemente, la ha llevado a un límite emocional que la está afectado gravemente. En una reciente entrevista que la youtuber y madre de siete hijos ha concedido al programa, ‘Las uñas’, de Flooxer, Estefanía se ha abierto en canal y además ha narrado uno de los episodios más duros por los que ha pasado.

Verdeliss, harta de todo, se rebela contra sus haters

> Cansada de la cantidad de críticas que recibe a diario y que la dejan en muy mal lugar, Estefanía Unzu, más conocida como Verdeliss en redes sociales, ha optado por abrirse en canal y conceder una de sus entrevistas más polémicas. Y es que en el programa ‘Las Uñas’ de Flooxer, la influencer se ha enfrentado a algunos de temas por los que se ha visto más que cuestionada. Empezando por la sobreexposición constante que hace de sus hijos, a los que muchos ven como unos ‘mini obreritos’ que trabajan al servicio de su madre, y la han ayudado a hacerse de oro, y también la polémica sobre el uso de publicidad encubierta. 

Más distante con su audiencia, lo más destacable de Verdeliss, es que en el último periodo de tiempo ha cambiado mucho su forma de ser. Algo, que parece tener una clara explicación. “Cuando estás en las redes sociales, te das cuenta que tienes dos extremos, una parte súper positiva con gente que te idolatra, pero la del odio y la crueldad es muy difícil de llevar. Me genera mucha ansiedad. No siempre puedo enfrentarme a determinadas acusaciones o insultos, y como que cada vez he ido protegiendo más”, le ha confesado a Sindy Takanashi, presentadora del programa.

“Cuanto menos te expones, menos papeletas tienes para que la gente te pueda hacer daño. Lo que me gustaba a mí de estas plataformas es poder dar visibilidad a ciertos temas, y mi propio canal se disparó muchísimo cuando lo convertí en una especie de diario personal. Ya no me siento en la misma libertad de hacerlo así”, añadía la influencer. Y es que parece que mostrar todo lo que ocurre en su vida con pelos y señales le ha terminado pasando factura, ya que además de perder su privacidad, también se ha visto convertida en objeto de críticas. Un hecho que le hace más daño todavía cuando se pone en duda su papel como madre. Y es que parece que a Estefanía empieza a compensarle mucho más protegerse y guardarse ciertas cosas para ella después de ver el peor lado de las redes sociales.

Siguiente: Verdeliss, y la durísima experiencia que le hizo replantearse todo