miércoles, 21 abril 2021 16:49

María Teresa Campos: malhumorada y sin ganas de hablar

Las campo últimamente no paran de atraer la atención de los medios. Ya hemos podido ver como en los últimos días, María Teresa Campos la que es la ‘matriarca’ de la familia, se ha mostrado malhumorada y sin ganas de hablar. Carmen Borrego ha concedido una desgarradora entrevista a la revista “Lecturas” desvelando el mal momento por el que atraviesa después de haber recibido amenazas en los últimos tiempos. Además, dolida, no ha dudado en atacar a su propia familia, asegurando que su sobrina Alejandra Rubio le ha hecho daño pero no va a cargar contra una niña de 20 años, y confesando que no se ha sentido apoyada ni defendida por su hermana, Terelu Campos, con quien incluso se siente condicionada cuando coinciden en un plató.

María Teresa Campos

Uns polémicas declaraciones que vuelven a poner a Las Campos en el ojo del huracán mediático y que María Teresa Campos parece no haberse tomado del todo bien. Así, visiblemente molesta, y sin querer pronunciarse sobre la exclusiva de Carmen, la veterana comunicadora no ha dudado en actuar de un modo de lo más extraño buscando huir de nuestras preguntas.

La malagueña, que regresaba a su casa después de hacer unos recados con su chófer Gustavo, vio a la prensa esperándola a las puertas de su mansión a las afueras de Madrid y, ni corta ni perezosa, ha pasado de largo delante de su propia residencia para que no la grabásemos.

Una huida tan desesperada como absurda de la que Teresa se ha dado cuenta minutos después cuando, asumiendo que era inevitable que le preguntásemos por la exclusiva de Carmen ya que estábamos en su puerta, ha vuelto a casa malhumorada y sin ganas de hablar.

Eso si, dejando claro que pensaba ignorar tanto las cuestiones relacionadas con su hija pequeña como las preguntas sobre Isabel Gemio – que quiere tener una conversación con ella – María Teresa se ha dedicado a manipular la radio de su coche, simulando estar muy entretenida cambiando la emisora.

Parece que María Teresa Campos no está de humor para nadie últimamente.