sábado, 27 febrero 2021 5:10

Origen del tarot, secretos y magia

Las cartas del tarot han sido parte de la historia desde hace siglos, siendo usadas tanto por videntes de buenas acciones, como por ocultistas y aquellos que aman lo oscuro como una forma de adivinar el futuro.

Y aunque muchos conocen sobre ellos, no todos pueden decir cuáles son sus orígenes, dónde empieza este arte. Por ello, para explicarlo hemos decidido mostraros sobre la historia de este a través del tiempo y cuáles son sus simbolismos ocultos.

Indudablemente, hablar del tarot se ha convertido en algo que, para muchos es prácticamente necesario en sus vidas. De hecho, actualmente, son muchas las personas que necesitan o hacen uso de esta alternativa, y por ello, también existen un gran número páginas web que cuentan con una sección destinada al tarot.

Historia de los naipes del tarot

Etimología del término Tarot

El origen del término “tarot” aún está oculto, y para algunos estudiosos éste proviene de los pictogramas egipcios, mientras que otros consideran que es una evolución del término tarotée, el cual puede indicar el motivo del reverso de las primeras cartas, las cuales tienen líneas entrecruzadas y transversales de longitud distinta.

Algunas otras cartas se encontraban adornadas con una especie de faja de plata, la cual está decorada con un espiral conformada por pequeños puntos parecidos a agujeros, llamados tares y las que eran decoradas se denominaron tarotées o tarots.

Otros piensan que tal palabra puede derivarse de los juegos tarochino o tarochi.

Libro de Thoth egipcio

En la obra “Le Monde Primitif” de 1781, específicamente en el volumen I, se realiza una argumentación en cuanto al origen egipcio de éstas cartas, la cual es dada por Antoine Court de Gebelin.

Ésta sostiene que los arcanos mayores pertenecen a un antiguo libro de Egipto, el cual es denominado como El Libro de Thoth, que fue salvado del incendio que acabo con los templos y Gebelin asevera que estos se difundieron por toda Europa a partir de las tribus nómadas. 

Entre las tribus se encuentran los cíngaros, pequeños grupos de nómadas que se detuvieron en Corfú, Creta y los Balcanes entre 1350; y en 1417 llego un grupo a Hamburgo; otras fuentes hablan de algunos en Roma para 1422, otros en París y Barcelona en 1427. 

Las primeras cartas

Las primeras cartas documentadas son del 1440-1450 en ciudades como Ferrar, Milán, Bolonia y Florencia, tiempo en el que se agregaron más cartas con ilustraciones parecidas a la baraja común de los cuatro palos.

Las nuevas barajas fueron denominadas como “carte de trionfi” que en español significa “cartas de triunfo”.  La documentación más antigua que hay de éstas se presenta en una declaración escrita en los registros judiciales de Florencia en 1440, donde son otorgadas a Sigismondo Malatesta (noble italiano).

Pero el mazo más antiguo que haya sobrevivido son las 15 cartas pertenecientes a la baraja de Visconti-Sforza, las cuales se pintaron en el siglo XV para los Duques de Milán.

Tarot Visconti-Sforza

Éste es uno de los tarots de mayor importancia, aunque se ha buscado asociar éste mazo con el antiguo Egipto y la Cábala judía, pero aún no hay evidencia de ello. Ésta baraja ha sido documentada en diversas colecciones desde mediado del siglo XV.

Entre las colecciones de mayor fama de ésta baraja, se encuentra el Pierpont-Morgan Bergamo, la cual es conocida también por denominarse Colleoni-Baglioni y Francesco Sforza, producida desde 1451 y compuesta por 78 cartas, compuestas por: los triunfos y la barja tradicional, pero actualmente posee 74 en total.

Además, en comparación con la baraja actual, en ésta faltan dos cartas: la de la torre y la del diablo. Las reproducciones actuales están correspondidas con ésta, junto con las dos cartas que faltan.

Tarot esotérico

La primera evidencia que se posee sobre las cartas usándose para la cartomancia proviene de un manuscrito de 1750, donde es documentado los diversos significados de videncia para las cartas boloñesas.

Pero no se vuelve popular, sino hasta 1780 en París, cuando Antoine Court y Jean-Baptiste Alliette usaban la baraja de Marsella para la adivinación.

Secretos y símbolos ocultos

Considerando toda su historia, el tarot siempre ha estado plagado de símbolos y secretos, convirtiéndose en su lenguaje natural sin importar la baraja con la que se trabaje. Aunque cada lector de esta baraja da su propia visión y puede hacer una reinterpretación, hay algunos que son universales y os mostraremos algunos de ellos.

Las montañas

Éstas representan ese lugar al que viaja el espíritu, pueden considerarse como recompensas u obstáculos en el camino. En la primera carta que se ve esta representación es en la de “El Loco”, donde representa el viaje que se debe emprender, el destino a fondo.

También se puede ver en “El Ermitaño”, pero en esta oportunidad él se encuentra sobre ellas, una forma de representar que ha conquistado muchos de los aspectos personales, por lo que puede estar por encima de las montañas.

Las flores

Éstas representan cambios que llevan a avanzar. En la primera carta que pueden verse es en “El Mago”, donde canaliza las energías del cielo sobre la tierra, sinónimo de cambio. También se puede ver en la carta de “La Templanza” donde representa cambio, nutrición y florecimiento. 

En “El Sol” representan la inocencia  y florecimiento de la luz; las flores se encuentran asociadas con el astro Rey y las transformaciones en el camino luz.

El sol

Éste representa un estado de iluminación en el que se ve todo con una claridad mayor, del mismo que las montañas, el primero que se ve es en “El Loco” porque es donde se inicia el camino y, aunque no se conocen los resultados si existe un grado de claridad.

También se puede ver en dos cartas pero desde dos puntos de vista distintos, “La muerte” y “La Templanza”. En la primera representa la esperanza de una transformación y, en la segunda, implica otra perspectiva una vez se ha pasado por ese periodo de cambio y se necesita asimilar las lecciones.

Hoy en día, las cartas del tarot son utilizadas para la adivinación, bien sea presencial en espacios físicos adaptados para ello o por medio de consultas por medio internet. Bien sea que quieras adoptar las lecturas de esto como pasatiempo o forma de trabajo, puedes tomar esto como conocimiento de ello.