domingo, 18 abril 2021 0:47

El duro reencuentro entre Josep María Mainat y Ángela Dobrowolski

Esta mañana Ángela Dobrowolski por el acontecimiento que sucedió en Semana Santa del año 2019 cuando esta le tiraba a Josep María Mainat un bote de mermelada a la cabeza. Hemos hablado con el abogado de la protagonista y nos ha confesado cómo ha ido la vista de esta mañana: “Bien, animado porque pienso que la vista que se ha realizado hoy han sido favorables a Ángela porque los hechos son los hechos y tiene que ser favorable”.

mainat

Juan Carlos Galbán nos ha explicado con más detalle qué es lo que sucedió ese día entre el matrimonio: “Esto es una discusión que tuvieron en Semana Santa del 2019 que estaba muy nerviosa Ángela por circunstancia que le provocó el señor Mainat y por esa discusión le lanzó lo que tenía cerca de la mano, entre ellos un bote del mermelada y una caja de medicamentos, pero como el propio productor ha declarado fue una herida superficial que no necesitó asistencia médica, ni hubo una denuncia en el momento”.

Este hecho ha trascendido judicialmente porque es algo que expone la propia Ángela: “Esto viene a raíz de la denuncia que hizo Ángela el 11 de julio por otros hechos y además explica esto para ser honesta. Se ha tirado de la manda para iniciar un presunto delito leve de maltrato“. Aunque el abogado nos asegura que ha prescrito: “Hemos manifestado que, tratándose de un presunto delito leve de maltrato, si los hechos fueron en abril del 2019 y se inició el procedimiento en septiembre del 2020, entendemos que está prescrito y hemos solicitado que no hubo denuncia“.

Juan Carlos se muestra de lo más esperanzado posible: “Esperamos que nuestra señoría nos de la razón y primero que acuerde el archivo y si no, que no acuerde la orden de alejamiento”.

Además, el profesional nos ha desvelado cómo se encuentra Ángela en estos momentos y parece que mucho mejor que días atrás: “Estuvimos ayer viendo a Ángela y la vimos bastante mejor de lo que la hemos visto estos días por el juzgado y hoy estaba en la misma línea que ayer, está animada, más contenta“. También ha dejado claro que no sigue ningún tratamiento: “No, estuvo tres o cuatro días en la clínica, pero después pasó a módulo y no sigue ningún tratamiento ni ayuda porque no la necesita”.

Han pedido una prueba toxicológica para el productor porque en el análisis que se le hace el famoso día en el que supuestamente hubo un intento de asesinato, consta que consumió una sustancia ilegal: “El señor Mainat consta en el atestado que el día 23 de junio había consumido algo no legal y por eso hemos solicitado una prueba toxicológica”.

En cuanto a si Ángela ha podido hablar con sus hijos desde que se encuentra en prisión, Juan Carlos nos ha explicado que sí: “Se comunicó un día desde la prisión y mi compañera está intentando gestionar para conseguir que estas comunicaciones sean más reiteradas. Desde octubre no les ve”.

Josep María Mainat y Ángela Dobrowolski han vuelto a verse las caras en los tribunales. Después de la detención de la alemana, el pasado 4 de enero, cuando intentaba asaltar la vivienda del productor, hoy ha tenido que declarar por videoconferencia desde prisión como investigada por un presunto delito de violencia doméstica tras un episodio ocurrido en abril de 2020, que su exmarido denunció en octubre, cuando declaró al respecto.

Tras la vista, en la que Ángela ha dado su versión sobre los hechos desde prisión, hemos podido hablar con un afectado Mainat que, sin poder ocultar su tristeza y preocupación, ha expresado su preocupación por la madre de sus hijos.

Confesando que “estoy mal”, el productor ha explicado que ha pedido protección judicial de su exmujer “porque el hecho en sí lo pide, tiene que ser así. Lo de hoy no tiene importancia, es una causa más que se suma a otras causas. Yo he ido denunciando, pero no siempre se resuelven en el orden en que lo denuncié. En este incidente que estamos juzgando se ve la falta de control que tiene Ángela en algunos momentos concretos”.

Preguntado sobre cómo está por el hecho de que Ángela esté en prisión, Mainat sostiene que “no estoy contento de que esté en la cárcel. Es lo que menos se parece a un ‘happy end’. Estoy más tranquilo, por descontado, pero estoy triste, estoy mal. “.

Mainat ha confesado cuál ha sido, para él, el día más complicado desde que inició su guerra con la madre de sus hijos: “El día que saltó la vivienda fue bastante duro. Estaba la gente que trabaja en casa y estaban todos asustados. La policía gritando deténgase y estar en casa sufriendo. Fue un acoso muy grave ese día, fue el peor de todos. Lo viví mal. Cuando se fue detenida en una camilla vestida de ninja pensé, otra vez… fatal“.

Es por este motivo por el que el productor solicitó, al sentirse amenazado, una orden de protección contra Ángela. “Si una persona entra de noche por el tejado de tu casa, intenta colarse dentro, es una amenaza evidentemente”, ha confesado.

Sin embargo, y muy tajante, el ex miembro de La Trinca ha desmentido que esté impidiendo que Dobrowolski pueda ver a sus hijos: “Es el juzgado el que dice una orden de alejamiento de los niños, yo pedí la orden de alejamiento de mí, no de los niños. Y nunca he impedido. Cada vez que ha habido una visita programada he ido con los niños y en alguna ocasión ella no se ha presentado, pero yo he ido cada vez.

“Aunque yo me retire, el fiscal seguirá denunciando el intento de asesinato y los asaltos”, asegura el productor, antes de confesar que “desearía que ella estuviera bien. Me han dicho que en la cárcel la están tratando pero no se si es cierto”.

Muy sincero, y sin entrar en qué problemas puede tener Ángela, Mainat cree que “se suman varios, pero no soy psiquiatra para diagnosticar. Tiene suma de personas que no son buena influencia para ella, consumo de estupefacientes seguramente y algún problema psíquico. Esto hace un cóctel que hace que ahora sea otra persona”. “No sólo he tenido hijos, sino que he sido muy feliz con ella”, confesaba el productor, sin querer entrar en si su exmujer necesita ayuda profesional, pero admitiendo que “era una persona inteligente, sensata, cariñosa. Y ya no lo es”.

Un nuevo capítulo en esta guerra entre Mainat y su ex mujer que, desgraciadamente, parece no tener fin.