miércoles, 14 abril 2021 15:47

Laura Matamoros confiesa que padece una enfermedad irreversible

Laura Matamoros, hija de Kiko Matamoros y Marian Flores, es una de las influencers más conocidas de España. A sus 27 años, vive una vida tranquila en su casa de Madrid junto con su pareja Benji Aparicio, con la que se reconcilió hace un par de años tras su ruptura con el guapo influencer Daniel Illescas, y su hijo el pequeño Matías. Pero esta tranquilidad podría verse truncada y esta vez no por escándalos ni conflictos familiares, sino por una enfermedad genética que padece desde hace años y que cambiará su vida para siempre. Si quieres más detalles acerca de la enfermedad que padece la hija de Kiko Matamoros, sigue leyendo.

Kiko Matamoros al borde de la ceguera

Kiko Matamoros

> “Hace nueve años y pico me diagnosticaron el glaucoma. Tenía entonces cuarenta y tantos por cierto de visión en el ojo derecho y un poquito mermada la del ojo izquierdo. Hoy ya no tengo visión en el ojo derecho. En el otro tengo la suficiente… Voy perdiendo visión pero espero que la cosa tarde”. Así narraba Kiko Matamoros su experiencia con la enfermedad que parece desde hace años y que ahora, también ha acabado por afectar a su hija Laura.

Un glaucoma contra el que lucha día a día por intentar retrasar sus efectos. Pero el paso del tiempo, ha provocado que el colaborador de Sálvame haya perdido ya la visión por completo en su ojo derecho. Unas consecuencias, que según afirma Kiko, no solo afectan a nivel físico, sino también “es muy duro todo esto, sobre todo psicológicamente” decía. Una enfermedad irreversible según contaba también puesto que sus nervios ópticos ya están afectados y no existe operación ni tratamiento que acabe con ello. Entre duras declaraciones, el colaborador de Sálvame aseguraba que “lo que sí tengo claro es que el día que me quede ciego me quito de en medio, porque no quiero ser una carga para nadie”. Algo, que seguro, sufren sus hijos en silencio, sobre todo Laura, que ahora ya sabe el futuro que le espera.

Kiko también compartía alguna de las limitaciones que le ha provocado el glaucoma. Entre ellas, se encuentra el hecho de que ya no coge el coche de noche, a pesar de seguir teniendo la licencia. Su enfermedad también ha sido la causante de algún que otro malentendido, como el incidente que vivió el otro día cuando sufrió un tropiezo con un escalón fruto de su vaga visión delante de un vecino que le acusó de ir borracho. “Lo peor de todo es que la gente no lo entiende” declaraba.

Lo que está claro es que, las consecuencias del glaucoma son muy duras, y habrá que ir viendo como va afectando física y psicológicamente Laura Matamoros a este nuevo ‘bache’ en su vida. De momento ha querido dar el primer paso que es decirlo en voz alta, asimilarlo y contarlo a todos sus seguidores. Tocará ver si en algún momento este problema de salud le obliga a dejar a un lado su trabajo como influencer en las redes sociales.