miércoles, 21 abril 2021 15:53

Laura Matamoros confiesa que padece una enfermedad irreversible

Laura Matamoros, hija de Kiko Matamoros y Marian Flores, es una de las influencers más conocidas de España. A sus 27 años, vive una vida tranquila en su casa de Madrid junto con su pareja Benji Aparicio, con la que se reconcilió hace un par de años tras su ruptura con el guapo influencer Daniel Illescas, y su hijo el pequeño Matías. Pero esta tranquilidad podría verse truncada y esta vez no por escándalos ni conflictos familiares, sino por una enfermedad genética que padece desde hace años y que cambiará su vida para siempre. Si quieres más detalles acerca de la enfermedad que padece la hija de Kiko Matamoros, sigue leyendo.

Laura Matamoros ha heredado la única cosa de su padre que no deseaba

Laura y Kiko

> Tras descartar un posible tumor en la cabeza o esclerosis múltiple, finalmente Laura explicaba “a raíz de todo esto me diagnostican que tengo un glaucoma de tensión baja. Normalmente son de tensión alta”. Parece que los daños comienzan a hacer mella en la influencer porque asegura que ya está notando algunos síntomas de la enfermedad y que viene acompañada de otra complicación “Y a parte tengo dañado el nervio óptico, lo cual veo muy poquito y de la mitad del ojo para abajo apenas tengo visión” añadía.

La pregunta que muchos os haréis ahora mismo es, ¿Qué es un glaucoma y cuáles son sus consecuencias?

El glaucoma es una enfermedad degenerativa, que provoca que el sujeto que la padece vaya perdiendo poco a poco la visión. Esta causada por el aumento de la presión del ojo, que se produce cuando el líquido que contiene el ojo en su interior deja de renovarse con facilidad. Entre sus consecuencias se encuentra la pérdida de visión. Es importante que sea diagnosticada lo antes posible para intentar retrasar sus efectos, dado que no existe ninguna operación o tratamiento que la frene.

Tras acudir ayer a su cita con el oftalmólogo, un año después de que se le diagnosticas el glaucoma, ha querido destacar la importancia de hacerse revisiones: “es muy importante, podemos descartar muchos problemas y enfermedades. Lo cuento a modo informativo, me debo a vosotros. Lo mejor es que desde el año pasado tengo el glaucoma estable, no ha ido a peor que esa era nuestra preocupación”. Laura por mostrarse positiva por el momento, pero se conoce el glaucoma a largo plazo supondrá un cambio drástico en su vida. Su padre Kiko Matamoros ya confesó hace unos años que padecía esta enfermedad, que por genética o por desgracia, también le ha tocado vivir a su hija Laura. La influencer ha heredado una de las pocas cosas que no deseaba de su padre.

Siguiente: Kiko Matamoros al borde de la ceguera