miércoles, 3 marzo 2021 22:35

Laura Matamoros confiesa que padece una enfermedad irreversible

Laura Matamoros, hija de Kiko Matamoros y Marian Flores, es una de las influencers más conocidas de España. A sus 27 años, vive una vida tranquila en su casa de Madrid junto con su pareja Benji Aparicio, con la que se reconcilió hace un par de años tras su ruptura con el guapo influencer Daniel Illescas, y su hijo el pequeño Matías. Pero esta tranquilidad podría verse truncada y esta vez no por escándalos ni conflictos familiares, sino por una enfermedad genética que padece desde hace años y que cambiará su vida para siempre. Si quieres más detalles acerca de la enfermedad que padece la hija de Kiko Matamoros, sigue leyendo.

Laura Matamoros recuerda el que fue “el peor día de su vida”

Laura Matamoros

> Están siendo unos días algo complicados para Laura Matamoros. Parecía que la calma llegaba a la vida de la influencer tras su reconciliación con dos de las personas más importantes de su vida: su pareja Benji Aparicio y su hermana Ana Matamoros. A pesar de los recientes roces con Javier Tudela, Laura se ha mostrado feliz. Además es un apoyo incondicional para su padre Kiko Matamoros, que también ha pasado un año duro por problemas de salud. Pero, aunque a veces nos olvidemos, los influencers también son personas que sufren detrás de las pantallas. Laura se ha atrevido a compartir por primera vez, con su casi millón de seguidores, la enfermedad que padece desde hace tiempo como fue el horrible proceso hasta que se la diagnosticaron.

Todo comenzó en el mes de diciembre según asegura la influencer: “Me daban muchas vibraciones no en el párpado sino en el ojo, constantes, y cuando me subía a un avión tenía mucha presión. Además, tenía unos pinchazos muy profundos que iban hasta la nuca”. Esta fue la razón de que Laura tomase la decisión de realizar una visita al oftalmólogo. Para su sorpresa, al explorarla le derivaron al hospital para hacerse un TAC de urgencia. Un momento que siempre recordará con verdadera angustia e incertidumbre hasta el punto de asegurar que: “Fue el peor día de mi vida pensar qué podía tener o qué podía pasar”.

También cuenta que: «había que descartar que no fuera un tumor en la cabeza y después de descartarlo, descartar la esclerosis múltiple” era su mayor preocupación en sus momentos. También aprovechó para lanzar un mensaje de admiración a su gran amiga María Pombo, asegurando que, aunque le sobrepasase poder llegar a tener una enfermedad, se supera. Poniendo como ejemplo su caso, puesto que hace poco le fue diagnosticada esta enfermedad a la mujer de Pablo Castellanos.

Siguiente: Laura Matamoros ha heredado la única cosa de su padre que no deseaba