lunes, 29 noviembre 2021 3:08

Es su momento: Paloma Cuevas se reinventa y deja en shock a Enrique Ponce

El divorcio entre Paloma Cuevas y Enrique Ponce dejó a la opinión pública en shock, pues se ponía fin a una relación de más de 20 años de una vida forjada en común forjada en la lealtad. Han pasado meses desde que esto se confirmara, y la vida de los protagonistas han dado un giro bestial. Adiós a la vida idílica del torero con Ana Soria y a la imagen mustia y de decepción que Paloma Cuevas ha arrastrado desde el principio. La vida de ambos ha sufrido un cambio brutal y a continuación te explicamos el por qué.

Paloma Cuevas, la mala de la película

> En toda historia mal contada, siempre hay un malo. Y es precisamente lo que le ha pasado a Paloma Cuevas. Que la pareja más llamativa del momento en la prensa más codiciada de la prensa del corazón anunciara su divorcio después de 24 años de amor y dos hijas en común, fue cuanto menos chocante. No solo por lo que esta ruptura significaría para la élite de los celebrities más codiciados, sino porque Enrique Ponce, anunciaba, a la vez, que se estaba enamorando de una mujer veinte años más joven que él. Como era de esperar, Ana Soria, la joven estudiante de derecho, se convertía en seguida en el tema por excelencia de las tardes de Telecinco.

A la vez que se ponía fin a un matrimonio arraigado en la lealtad, se gestaba una historia de amor que daba mucho de qué hablar. Esto último provocó en la opinión pública un sentimiento de compasión con el torero, sobre todo después de que este recibiera miles de críticas por mantener una relación con la hija de uno de sus mejores amigos. Un hecho que no hizo más que afectar de manera directa a Paloma. Los rumores se cernían sobre ella, sobre todo después de que se confirmara que la empresaria era quien negaba por activa y por pasiva que sus hijas tuvieran que ver en redes sociales, la historia de amor que su exmarido estaba forjando con “la niña” de 21 años.

Siguiente: Un giro radical en los acontecimientos