comscore
jueves, 20 junio 2024

Letizia comete un acto humillante en su obsesión por proteger a Leonor y Sofía

Letizia no puede ni quiere disimular la obsesión que tiene por proteger a Leonor y Sofía. La reina ha dado muestras de que está dispuesta a todo para salvaguardar a sus hijas. El problema es que ciertos comportamientos sobrepasan los límites admisibles. Por otro lado, tampoco se entiende este proceder dado que se trata de la primera familia del país. Uno de los grandes avales de la monarquía es la cercanía, algo que la reina no comparte y que está poniendo en riesgo la corona. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación.

La extraña actitud de Letizia

leonor

> “Nadie sabe qué le pasa a Letizia con sus hijas pero el caso es que algo le pasa”, así se expresa alguien que conoce bien a la reina. En temas de Leonor y Sofía no transige. Es tal su obsesión que quienes están cerca de las niñas ven afectada su normalidad. Así les ha ocurrido al resto de alumnos del colegio donde estudian las hermanas. En primer lugar, el tema de la comida, que ha sufrido cambios desde que Leonor y Sofía llegaran al centro escolar por expreso deseo de su madre. Le costó pero con el cambio de director consiguió su propósito.

Uno de los puntos más polémicos es el que hace referencia a los festivales que se organizan en el colegio. Por temas de seguridad, se ha estipulado que solo pueden asistir un determinado número de miembros por familia. Además, tampoco está permitido obtener imágenes. Días después del acontecimiento se hace llegar a los padres una selección de imágenes realizada por doña Letizia. Delante de cámara, nadie se atreve a quejarse de los cambios que la reina ha propiciado en el colegio. Otra cosa es por detrás, donde muchos manifiestan estar hasta el moño de tanta norma real y con ganas de encontrar otro centro escolar para sus hijos.

Siguiente: Letizia comete un acto humillante

Letizia comete un acto humillante

Letizia comete un acto humillante en su obsesión por proteger a Leonor y Sofía

> Lo cierto es que Letizia no se anda con tonterías cuando se trata de Leonor y Sofía. En cuestión de fotografías, es implacable. Se transforma cuando ve una cámara, llegando a provocar actos humillantes. Hace  un tiempo, los compañeros de Vanitatis revelaron un hecho impactante. Ocurrió en una tienda a la que la reina y sus hijas accedieron para curiosear. “Tras adquirir varios objetos, la reina se dirigió a la caja a pagar. Le seguía de cerca un guardaespaldas. Un cliente miraba atentamente su móvil, mientras esperaba su turno para que le cobrasen. Fue en ese momento, según cuentan fuentes presenciales a Vanitatis, cuando la princesa, en un gesto casi reflejo, le arrebató el teléfono de las manos”.

Así continuó esta historia para no dormir: “Cuando el chico le explicó que no estaba haciendo fotos, sino leyendo sus mails, y le pidió por favor que le devolviese el teléfono, ella (Letizia) le dijo que sólo se lo devolvería si le enseñaba las fotos que había hecho. Fue un momento de tensión que finalmente se aclaró cuando él, tras negarse en un principio a enseñarle el contenido multimedia de su dispositivo, le terminó demostrando que ni había fotos ni intención de hacerlas”.

Siguiente: La reina tropieza con la misma piedra

 La reina tropieza con la misma piedra

Letizia comete un acto humillante en su obsesión por proteger a Leonor y Sofía

> El exceso de celo que doña Letizia tiene en cuestión de fotos a sus hijas ha provocado más de un encontronazo. A lo explicado en la página anterior, se une otro ocurrido durante la cabalgata de Reyes de Pozuelo. La reina tuvo un encontronazo con una anónima ciudadana que quiso hacer una foto a Leonor y Sofía con su móvil. Y como era de esperar, lo impidió. ¿El motivo? Que la imagen en cuestión pudiera ser compartida en redes sociales.

Quienes fueron testigos de la situación no salen de su asombro. Ciertamente, si su deseo es que nadie pueda captar a las niñas, mejor no asistir a actos públicos y mezclarse con los ciudadanos de a pie. Hoy en día, cualquiera lleva el móvil a mano y puede hacer fotografías. Pues no, si Leonor y Sofía están presentes, no hay  flash que valga. (Imagen: Casa Real)

Siguiente: Leonor y Sofía, fuera de la realidad

Leonor y Sofía, fuera de la realidad

Letizia

Leonor y Sofía son unas niñas criadas dentro de una normalidad ficticia. Asisten a una escuela donde se relacionan con otros niños de su edad pero no al mismo nivel. Por ejemplo, no pueden contar nada de lo que pasa en su casa. Si en clase los alumnos relatan a petición del profesor cómo han pasado las vacaciones, las hijas de los reyes están exoneradas de hacerlo. Cuentan acerca de una anómala situación ocurrida. La princesa Leonor comentó acerca de unos objetos que acababa de ver y añadió que en su casa también los tenían. En concreto, una vajilla.

Acto seguido, la reina recordó a su hija la premisa de que no podía explicar nada de lo relativo a la vida privada familiar. Leonor, muy educada, asintió. Al igual que su hermana, Sofía también sigue las normas de mamá. No desean contrariarla. Don Felipe considera que su mujer es demasiado estricta en cuanto a ciertas cosas relativas a las niñas. Sobre todo, en lo relativo a las imágenes o la participación en actos públicos. De hecho, el rey era partidario de que su sucesora participara en los Premios Princesa de Asturias el año pasado pero la reina lo impidió.