domingo, 17 enero 2021 13:11

Consejos para combatir la flacidez y no morir en el intento

La flacidez en nuestra piel puede ser causada por diferentes razones, desde los malos hábitos en la alimentación hasta la misma rutina diaria. Con el paso del tiempo es natural que nuestra piel pierda elasticidad y se torne flácida, sobre todo cuando se llega a cierta edad, ya que la producción de colágeno disminuye, causando el descolgamiento de la piel. Este problema sumado con las estrías o la celulitis delatan el envejecimiento de nuestra dermis.

Aquí te mostramos algunos consejos para combatir ese problema.

Trata de mantener tu peso

Las mujeres hacemos hasta lo imposible por mantenernos en el peso ideal, sin embargo, no todas lo logramos. Los cambios bruscos de peso son una pesadilla para nuestra piel porque esta se estira cuando subimos de peso y queda flácida cuando bajamos de peso. Aunque en algunos casos sea inevitable, como en el embarazo, trata de evitar esos cambios bruscos para cuidar tu piel.

Mantén una buena alimentación y haz ejercicios

Una buena alimentación es básica para que nuestra piel esté bien nutrida. Una dieta rica en proteínas como pollo, huevo o pescado contribuirá a la formación de los músculos. Además de ser esenciales en la formación de colágeno y elastina, responsables de darle elasticidad y firmeza a la piel. Ello, sumado a una rutina de ejercicios o actividad física, mantendrá la firmeza de los músculos y evitará la flacidez.

Según señala Roberto Díaz de Fitnesspiratas.es, una rutina de tonificación consta de 15 a 20 repeticiones por ejercicio con poco peso. Estos se pueden realizar tanto con pesas libres como con máquinas. Si se padece obesidad o sobrepeso, es necesario implementar una rutina de cardio en conjunto, pues la tonificación no se podrá observar si hay exceso de grasa. Actividades como spinning o pilates son buenas opciones porque desarrollan los músculos internos.

Hidrátate

Bebe al menos 2 litros de agua al día. Hidratarte mejorará la elasticidad de la piel y mejorará su aspecto.

Exfolia tu piel

Otra de las formas de combatir la flacidez desde fuera es exfoliar la piel una vez por semana para eliminar todas las células muertas. Este proceso es sencillo e incluso puedes aplicar cremas hidratantes ricas en colágeno o tónicos reafirmantes.

Evita las duchas calientes

Las duchas calientes relajan los tejidos favoreciendo la flacidez de la piel, lo recomendable es tomar duchas con agua tibia y finalizar con agua fría en las zonas del cuerpo donde se presente mayor flacidez, de esta forma se logrará tonificar el cuerpo.

Erradica los malos hábitos

Elimina de tu vida el sedentarismo, el alcohol y el tabaco

Con el primero solo conseguirás aumentar de peso y no permitirás una correcta circulación de la sangre. El alcohol, por su parte, deshidrata la piel y fumar es dañino en muchos aspectos pero, sobre todo, estimula el envejecimiento de la piel y la formación de arrugas ya que rompe la elastina, una proteína vital de la piel.