martes, 26 enero 2021 2:35

Ultracavitación, la técnica estética que permite rejuvenecer el aspecto de la piel

En los últimos años, la ultracavitación se ha convertido en una de las técnicas reductoras más eficaces del mercado

Sin duda alguna, la belleza es uno de los aspectos que más preocupa a las mujeres, por lo que no resulta extraño, que cada vez existan más técnicas estéticas que ayuden a mejorar el aspecto físico. La mejor prueba de este hecho, la encontramos en la ultracavitación, una técnica reductora que elimina los depósitos de grasa acumulados en distintas partes del cuerpo -muslos, caderas, brazos, etcétera-.

Esta técnica estética se basa en los ultrasonidos, es decir, es un método no invasivo, puesto que no requiere ningún tipo de cirugía. Gracias al uso de los ultrasonidos, se puede acabar con el exceso de grasa acumulado, al mismo tiempo que se rejuvenece el aspecto de la piel. Por ello, en la actualidad, la técnica de ultracavitación es una de las más demandadas por la inmensa mayoría de las mujeres.

¿Qué es exactamente la técnica de ultracavitación?

Como ya se ha comentado antes, la técnica de ultracavitación utiliza energía de los ultrasonidos para recudir el volumen corporal de las personas. Para los que lo desconozcan, los ultrasonidos son vibraciones mecánicas que poseen una frecuencia superior a la de las vibraciones audibles. Esto quiere decir, que transmiten la energía al cuerpo a través de la vibración.

Por ello, estos ultrasonidos se aplican en la superficie externa de la piel, para que se generen cambios de presión sobre el líquido intersticial del tejido graso. De este modo, esta técnica reductora destruye las células grasas, ya que las moléculas se ponen en resonancia, dando lugar a microburbujas que primero se contraen, y que después, terminan explotando.

Al realizar este paso, las membranas de las células grasas se rompen, por lo que se produce la lipólisis. Gracias a este proceso, las membranas celulares son destruidas, de manera que la grasa se fragmenta en diglicéridos que son eliminados mediante la orina y el sistema linfático. Aunque a priori puede parecer una técnica costosa, la realidad es que el precio de ultracavitación es muy asequible para todas las personas.

¿En qué consisten los tratamientos de ultracavitación?

Para recibir un tratamiento de ultracavitación, las personas tienen que acudir a un centro médico especializado en la materia, puesto que esta técnica no puede ser desarrollada por cualquiera. Una vez que se ha elegido al instituto médico en cuestión, llega el momento de iniciar el tratamiento, el cual se lleva a cabo a través de diferentes sesiones -habitualmente entre 8 y 12-.

Antes de iniciar este tratamiento estético, los especialistas médicos aplican un gel conductor sobre la zona que se va a abordar, para que los efectos de los ultrasonidos sean más efectivos. Cuando el gel conductor ha sido colocado, los ultrasonidos se empiezan a aplicar sobre la piel, sin que el paciente sienta dolor. Y es que las personas que se someten al tratamiento, solo notan un ligero calentamiento de la zona.

Después de aplicar los ultrasonidos, se realiza un drenaje intenso con presoterapia -o terapia subdérmica- que suele durar unos 15 minutos. Como ya hemos mencionado, este tratamiento de eliminación de grasa dura varias sesiones, de manera que las personas deben acudir al centro médico una vez a la semana, o cada dos semanas. Eso sí, a los pocos días, ya comenzarán a notar los efectos de esta técnica reductora.

Ventajas de los tratamientos de ultracavitación

Si por algo destaca el tratamiento de ultracavitación es por no utilizar cirugía, es decir, es una técnica ambulatoria no invasiva. Por lo tanto, la ultracavitación es totalmente indolora, además de segura. Y es que después de someterse a esta clase de tratamiento, los pacientes pueden volver tranquilamente a su domicilio, puesto que no se produce ningún tipo de ingreso hospitalario.

Por otro lado, los tratamientos de ultracavitación son personalizados, ya que se adaptan a las necesidades concretas de cada persona. Una técnica estética que es ideal para disminuir la celulitis, debido a que fragmenta la grasa en diglicéridos. Y lo mejor de todo es que las personas pueden ver resultados positivos en muy poco tiempo, ya que la mejora de la calidad de la piel es progresiva. Por esta y otras razones, cada vez más mujeres se someten al tratamiento de ultracavitación.