sábado, 8 mayo 2021 22:13

“Te debo la vida”: María Patiño se abre en canal y confiesa lo inimaginable

María Patiño se ha quitado su disfraz de tipa dura y se ha abierto en canal. Sin duda, una decisión que ha sorprendido a la mayoría, sobre todo a la opinión pública que ha sido testigo de cómo la colaboradora tiene su lado más sensible. Una inusual decisión que, además, ha dejado de piedra a sus compañeros de televisión. La confesión más inimaginable de la presentadora de Socialité, a continuación.

Su noche de pasión con Fran Rivera

> Si la faceta más personal de María Patiño ha quedado enterrada, la sexual parece que ni existe. A la colaboradora, que sus encuentros sexuales se aireen a los cuatro vientos no le hace ninguna gracia, aunque esto haya pasado en más de una ocasión. Sin ir más lejos, fue hace poco cuando la tertuliana se convirtió en la protagonista estrella de la tarde al confesar una de sus noches más pasionales con un famoso torero español. Fue José Antonio Canales Rivera, el que reveló sin querer un bombazo durante su participación en el juego ‘Quiero dinero’ de Sálvame. Y es que ante una de las preguntas que se le formuló: “¿Un miembro de tu familia ha tenido relaciones sexuales con María Patiño?”, confirmó en cierta forma que María podría haber mantenido relaciones íntimas con alguno de sus primos¿Y cuál es el nombre que más se baraja? Pues el de Fran Rivera.

Así lo desvelaba Kiko Matamoros en 2011: “María Patiño tuvo una relación sexual con Francisco Rivera”. Es más, el colaborador de Sálvame daba detalles exactos sobre el encuentro, afirmando que fueron dos y que, tras ellos, el torero no quiso saber adelante con la relación. Una decisión que acabó de golpe con la ilusión que por aquel entonces la colaboradora mantenía intacta. Afortunadamente para ella, estos palos sentimentales le han ayudado para encontrar al que, es ahora, el amor de su vida, Ricardo Rodríguez, con el que lleva ya 13 años de relación y pasó por el altar en el verano de 2018 sorprendiendo a todos. A pesar de las circunstancias por las que atraviesa el país, la colaboradora puede gritar a los cuatro vientos que es feliz en lo personal, sentimental y laboral. ¡Qué envidia nos das, María!