jueves, 29 julio 2021 0:41

Dulceida, María Pombo… El suculento caché de las influencers

Las influencers en las redes sociales cada vez más se están convirtiendo en las opciones de muchas marcas, ya sean emergentes o reconocidas, quienes contribuyen a que un producto o un servicio tenga más llegada y mayor difusión entre las personas que cada más son más asiduas a las redes sociales.

Dulceida, María Pombo, Jessica Goicoechea son algunas de las influencers que han hecho de su imagen y sus cuentas en redes sociales, un negocio de lo más lucrativo, lo que les permite disfrutar de ciertos privilegios, lujos y reconocimiento que las hacen disfrutar de un suculento caché.

Dulceida

Dulceida

Aida Doménech, mejor conocida como Dulceida, es una de las influencers española que más éxito ha tenido a nivel mundial. Quien iba pensar que la catalana se dio a conocer a través de un blog que abrió sólo con la intención de compartir sus looks, estilismos y los pasatiempos que compartía en compañía de sus amigos.

Lo que comenzó como una afición juvenil hace diez años atrás, en la actualidad se ha convertido en todo un imperio del marketing en las redes sociales. Dulceida ha sabido conquistar a sus casi tres millones de seguidores, quienes están al pendiente de su estilo, últimas tendencias, tatuajes, viajes y todos aquellos aspectos de la vida de la catalana de 31 años.

Dulceida ha sabido aprovechar su popularidad y trasladarla al mundo de los negocios, pues para la fecha ya cuenta con su propia fragancia llamada ‘Mucho amor by Dulceida’, sacó un labial en colaboración con la prestigiosa marca de maquillaje profesional ‘MAC’, ha sido embajadora de la marca Rimmel London, diseñó una línea de joyas para María Pascual y en el año 2016, lanzó su primer libro titulado: ‘Dulceida: Guía de estilo’.

Además, la influencer ha creado su propio festival de música y moda, tiene una tienda virtual y, por si fuera poco, una agencia de representación de influencers. Con respecto a los ingresos de Dulceida como influenciadora, la joven prefiere no dar detalles al respecto, sin embargo, muchos clientes han afirmado que han llegado a cancelar entre cinco y diez mil euros por publicación, compartir una marca o producto en Instagram o por participar en un evento.