comscore
miércoles, 10 agosto 2022 16:37

La Infanta Cristina da un paso al frente y desmiente, categórica, la última irrealidad sobre su vida

Esta pasada semana el periódico El Mundo recogía unas declaraciones de la Infanta Cristina que al parecer fueron pronunciadas al final de las 61 sesiones de juicio, y 164 días de interrogatorios. Al parecer, y tras extremar la cortesía tanto tiempo, no pudo más y  se confesó ante sus compañeros de banquillo. En un aspaviento provocado por la presión vivida, como una maniobra de desprestigio llevada a cabo por Casa Real, dejó claras sus intenciones. Cristina pronunció contundente: «qué ganas tengo de que acabe esto para no volver a pisar este país».

infantacristinape

Unas palabras, resumidas en una frase, que aglutinarían la tensión vivida durante estos años y que, sin embargo, han levantado la polvareda entre los ciudadanos,  hartos de la corrupción. No obstante, la Infanta Cristina viaja a menudo a España por motivos profesionales. Sus idas y venidas no siempre trascienden. Rara vez se publican fotografías viajando en compañías low cost con destino Barcelona.

La infanta Cristina de Borbón saliendo de CaixaForum Barcelona. 21/12/2016 Barcelona
La infanta Cristina de Borbón saliendo de CaixaForum Barcelona.

Como es habitual, Casa Real no sale al paso de las insidiosas informaciones que se publican sobre la Institución. Una actitud que hace imposible contrastar la realidad que viven. Aún así, en esta ocasión la Infanta Cristina se ha dejado ver sonriente y relajada cerca de las inmediaciones de la entidad bancaria en la que trabaja. Tampoco ha tenido inconveniente en acercarse a los periodistas que habían recibido el chivatazo. Así, la hermana del Rey les confesó que se encontraba muy bien y que, en efecto, estaba «encantada de estar por aquí».

El desmentido más elegante

Sorprende -incluso gusta- el gesto de la Infanta con los reporteros. No solo porque se acercara sino porque, de motu proprio, respondiera a las preguntas formuladas. Incluso desmintiendo, de forma elegante y sucinta, las declaraciones que El Mundo le atribuyó y con las que empezaba esta crónica. Pero, lo que más ha descolocado, es saber por sus propias palabras que pasará las vacaciones navideñas en familia. Eso sí, no aclaró si lo hará con la suya o con la de su marido.