lunes, 29 noviembre 2021 3:15

Álex González saca la cara por su ex novia Chenoa y deja a Irina Shayk fuera de juego

Irina Shayk llegó a la que durante cinco años fue su casa junto a Cristiano Ronaldo, Madrid, como embajadora oficial de la firma Intimissimi. El vigésimo aniversario de la marca que, como no podía ser de otra manera, se celebró en la Embajada Italiana, ante su embajador Stefano Sannino y el Presidente del Grupo Calzedonia, Sandro Veronesi .

La llegada de la modelo, presentada por Eugenia Silva, fue todo un show tradicional que Intimissimi lleva años haciendo con la maniquí rusa: una espectacular bajada de escaleras. La de ayer, ante nuestros ojos, más Lina Morgan que Norma Duval. Dubitativa, con las piernas entre abiertas y agarrada en ciertos momentos a la barandilla, entre los compañeros de prensa se volvía a comentar que quizá fuese por su estado de gestación.

Debemos recordar que hace unos días se publicaron unas fotos en las que se podía observar a Irina con una incipiente barriga y sin duda, el vestido de anoche, holgado y de corte bajo el pecho, también provocó la duda entre los asistentes.

 

“Quiero dar las gracias a todos por haberme invitado, y especialmente al embajador Sannino por recibirnos en su hogar y al presidente Veronesi”, comentaba una escueta Irina ante la sorpresa de encontrarse de sopetón en el escenario con Eugenia Silva, a la que indicaron que subiera con ella a posar.

Tras las palabras de la ex de Ronaldo, algunos de los famosos invitados, coordinados por las chicas de Globally, subieron a posar con ella: El embajador Sannino, el presidente Veronesi, Eugenia Silva, Ana Fernández, Peter Vives, Álex González y Jon Kortajarena, amigo personal de la modelo protagonista de la noche con quien se fundió en un cálido abrazo ante un “¡Guapo!” en español por parte de la rusa. Mención especial para Ariadne Artiles, que no es que sea nuestra Irina, es que es una versión mejorada de la raza humana. Subió a posar con la invitada de honor y se la zampó. Fácil.

 

Un sonriente y amabilísimo Álex González, recién llegado de Los Ángeles, dedicó un rato a los compañeros de prensa, quienes le preguntaron entre otras cosas, no solo por la cobra de Bisbal a Chenoa, momento en el que no dudó en dar la cara por “su amiga Laura” como la llama él sino también por la intervención del que fuera su suegro, Carlos Corradini, en Sálvame Deluxe.