comscore
jueves, 18 agosto 2022 21:44

Isabel II de Inglaterra sigue temiendo lo peor: su hijo puede desestabilizar la Institución Monárquica

Acaba de cumplir los 68 años y Carlos de Inglaterra sigue siendo Príncipe. Ha pasado la edad de jubilación y todavía no ha podido llevar el peso de la corona británica sobre su cabeza, porque su obstinada madre, Isabel II de Inglaterra no cede su cetro ni quiere abdicar sobre alguien repleto de escándalos y polémicas que pueden empañar el buen nombre de la Institución.

carlosisabel

Sin embargo, Carlos de Inglaterra lleva preparándose concienzudamente para su cargo desde que tenía tres años. Un arduo trabajo que no le ha servido, de momento, más que para observar como sus coetáneos se convertían en majestades antes que él. Es el caso de Enrique de Luxemburgo o Felipe de Bélgica. Cabe reseñar que, además, la generación posterior a él ya desempeñan el cargo para el que fueron designados, como es el caso del Príncipe de Asturias que ahora reina como Felipe VI o Guillermo de los Paises Bajos que fue coronado con 49.

carloscamila

Resignado, por fin parece que ha aceptado que su longeva madre -que acaba de cumplir 90 años- no tiene ninguna intención de abdicar y que será la muerte la que, irremediablemente, le ascienda al trono. Pero, consciente de que la Parca no sigue un riguroso orden, Carlos ha decidido aprovechar el tiempo al máximo y dedicar los últimos años de su vida a pasarlos de la manera más placentera y dando rienda suelta a sus grandes pasiones, entre las que se encuentra el cultivo orgánico, la caza, y la compañía de su mujer Camila Parker. Cualquier cosa para olvidar que se ha convertido en el heredero al trono con mayor paciencia de la historia.

ladydi

¿Será Carlos víctima de una maldición? Poco antes de fallecer, Diana de Gales confesó en una entrevista que en su matrimonio eran tres y que: «desde luego quiero ser reina, pero en el corazón de la gente». Sus palabras son dardos que ahora se clavan en el corazón del Príncipe que quizás purga sus pecados como infiel y ambicioso esposo, quedándose sin reino. Puede que sea su hijo, Guillermo de Inglaterra, -por el que siente el pueblo inglés bastante predilección- el que herede la corona. De este modo, la memoria de Lady Di, recuperará lo que el destino quiso quitarle antes de tiempo.