comscore
viernes, 9 diciembre 2022 20:49

Noticia insospechada: El cantante Melendi, con las horas contadas como coach en La Voz

La relación de Melendi con La Voz es de ida y vuelta. Es innegable que como coach ha calado hondo entre el público. Tiene tirón y gusta su estilo desenfadado y sincero. Hablamos de un hombre que no se somete ante lo establecido y que ha hecho de la libertad su bandera. Quizás tanta personalidad es lo que haya llevado a los responsables de La Voz a plantearse que quizás sería bueno darle un descanso para la próxima edición.

¿Y quién sustituirá a Melendi? Pues alguien que poco o nada tiene que ver con él. Hablamos de Miguel Bosé. Está por ver si aceptará. Hace tiempo que para el cantante la prioridad son sus hijos. Por ellos se instaló en Panamá, para que estuvieran alejados del ojo público y pudieran llevar una vida sin temor a los flashes. También él, con el cambio de país, se ahorra de estar en los titulares. En realidad, su relación con la prensa es desastrosa. Ciertos comentarios y actitudes han hecho correr ríos de tinta.

melendiprincipal

¿Quién ganará la partida? Mucha tela que cortar en este aspecto. A los responsables de La Voz les toca hace un concienzudo examen antes de tomar la decisión. Son dos perfiles muy diferentes. Melendi conecta a la primera con el público por su cercanía. Sabe lo que se cuece en la calle y se le percibe como alguien que ha llegado al triunfo a base de esfuerzo y trabajo duro.

En el otro lado del cuadrilátero, Miguel Bosé. Hijo de famosos, Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé, su lanzamiento musical estuvo ampliamente publicitado y arropado por los medios. En nada se convirtió en ídolo de masas entre las jovencitas. Revitalizó el fenómeno fan. El tiempo ha hecho que se aleje de la realidad subido en la tarima de la soberbia. Su empecinamiento en ocultarse le ha convertido en la Penélope Cruz de la canción. Se habla de él cuando es absolutamente necesario y a cuentagotas. El público de La Voz no gusta de este tipo de personalidades adictas a la no comunicación. Malos tiempos para el divismo. El plasma no está de moda.