comscore
jueves, 18 agosto 2022 2:47

Kate Middleton, protagonista en Canadá

kate-middleton-a-su-llegada-a-canada
Los duques de Cambridge a su llegada a Canadá

La duquesa de Cambridge ha acompañado a su marido con sus hijos en su viaje oficial a Canadá. Viaje que está plagado de anécdotas y encuentros. Primero, por los pequeños herederos de la Familia Real Británica, los príncipes George y Charlotte, que fueron los verdaderos protagonistas. Y segundo, por un magnífico modelo que llevó Kate Middleton en Canadá.

Pero, ¿qué ocurrió con el príncipe George, y por qué destacó? Bien, lo que pasó fue que cuando llegaron a Canadá, fueron recibidos por el Primer Ministro. Y es que el príncipe inglés todavía es muy pequeño para aprenderse las normas de etiqueta. Asustado, no soltó a su padre en todo el tiempo que estuvo en el evento.

El pequeño George le hizo un feo al Primer Ministro Trudeau al no saludarle
El pequeño George le hizo un feo al Primer Ministro Trudeau al no saludarle

Así que cuando el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, se agachó para darle la mano o que chocara los cinco, el heredero pasó de él. Sí, literalmente. El resto de invitados intentaron hacer lo mismo, no sabemos si por solidaridad con el Primer Ministro o por seguir intentándolo, pero el pequeño George siguió en las mismas. Probablemente también fuera un bochorno para sus padres, pero considerando la edad, seguramente se lo perdonen.

Otro punto que ha destacado en el viaje por Canadá ha sido el precioso vestido que la Duquesa de Cambridge ha llevado para la cena de la recepción en la Casa del Gobernador, en Victoria. Se trata de un vestido de color rojo, que tenía un corte midi. El rojo es un color que destaca allá a donde vas, por lo que hay que tener cuidado, y pensar en si la ocasión lo requiere o no.

El vestido es de lo más asombroso, y le queda espectacular
Le queda espectacular

En este caso, nosotros pensamos que Kate ha estado más que a la altura, porque lo ha complementado muy bien: llevaba un broche que perteneció a la Reina Isabel, una hoja de arce, que es el símbolo oficial de Canadá, que junto al rojo, forma un homenaje espectacular al país en el que está siendo recibida. Además, el escote asimétrico le daba un toque menos serio, que hacía resaltar perfectamente la imagen que la Duquesa quería dar.

Claro que por poner un pega, diremos que el vestidito en cuestión no es nada barato. Aunque a Kate le guste la moda que en ocasiones puede ser barata, como los vestidos o prendas de Zara, esta vez se ha decantado por este vestido que cuesta 1.270 euros y que pertenece a la marca «Preen by Thornton Bregazzi». Aún así, está siendo una visita de lo más llamativa, que es lo que le conviene a los duques de Cambridge.