baño ducha

Hoy te quiero ofrecer una serie de razones a través de las cuales te darás cuenta porque interesa tener un plato de ducha en el baño en vez de una bañera. Cada vez son más las personas que disfrutan de ese cambio. Si dudas de si hacer o no el cambio, estoy aquí para mostrarte una serie de razones que te ayudarán a darte cuenta de que realmente es una buena opción.

Principales razones para cambiar a un plato de ducha

  1. Seguridad: uno de los principales motivos por los que cambiar la bañera por un plato de ducha es por la seguridad. Con un plato de ducha cualquier persona puede estar mucho más seguro. No importa la edad que tenga, son muy seguras. Esto se traduce en un riesgo inferior de resbalones, es decir, se evitan accidentes. Es un cambio recomendado, sin importar la edad de la persona que vaya a usar el plato de ducha.
  2. Ahorro: te puedo asegurar que el plato de ducha te ayudará a ahorra mucho dinero. se ha demostrado que el plato de ducha hace que ahorremos agua y sobre todo gas. Algunos estudios han demostrado que se puede ahorrar hasta un 90% de agua, lo cual hará que las facturas sean más económicas.
  3. Higiene: se ha demostrado que es mucho más fácil limpiar un plato de ducha que una bañera. Eso se debe a que es mucho más complicado acceder a la bañera para limpiarla. Todo esto hace que se puedan eliminar con más facilidad las impurezas y en consecuencia cualquier persona que se bañe podrá tener la seguridad de estar sobre un plato más higiénico.
  4. Espacio: como bien sabes, una bañera ocupa mucho espacio. Eso se traduce en que buena parte del cuarto de baño es ocupado por la bañera. En cambio, el plato de ducha ocupa mucho menos espacio. Esto se traduce en un mayor espacio para otras cosas, lo que hace que sea una buena opción para sacar más provecho al espacio que tenemos. A esto hay que añadir que hay platos de ducha para todo tipo de necesidades. Solo hay que saber qué es lo que necesitamos y comprar el modelo que mejor se adapte al baño. Recuerda, los platos de ducha se adaptan muy bien a todo tipo de cuartos de baño.
  5. Combinación con mampara: cómo podemos ver en Asealia.com, los nuevos platos de ducha vienen acompañados de mamparas realmente bonitas. Eso hace que además de todos los beneficios que estamos mostrando, el plato de ducha junto a la mampara le dé un plus de elegancia al baño. Por supuesto, hay que saber qué es lo que mejor encaja para conseguir el baño bonito que estamos buscando.
  6. Elegancia: las bañeras han perdido importancia frente a los platos de ducha en los baños. Si buscas estética, no lo dudes, el plato de ducha es tu aliado. Las bañeras cada vez se llevan menos, de aquí que poco a poco vayan perdiendo importancia. Si realmente te preocupa la estética del cuarto de baño, a través de un plato de ducha tendrás más fácil conseguir tus objetivos.
  7. Comodidad: se puede decir que a través del plato de ducha se pueden eliminar muchas barreras arquitectónicas. Entrar en un plato de ducha es mucho más cómodo que hacerlo en una bañera. Si realmente quieres ducharte con la máxima comodidad, no lo dudes y haz el cambio lo antes posible. Verás que ha merecido la pena. Por supuesto, si en casa hay una persona con movilidad reducida, el cambio será más que necesario.
  8. Columna de ducha: otro punto positivo es que se puede instalar una columna de ducha y así disfrutar de diferentes experiencias. En una bañera tenemos que coger la alcachofa y ducharnos. En cambio, con una columna podemos disfrutar de diferentes chorros y sobre todo podemos elegir columnas para masajes que nos permitan una mayor comodidad durante la ducha. Las experiencias son realmente positivas.
  9. Limpieza: las nuevas generaciones de platos de ducha son mucho más cómodos de limpiar, de aquí que sea otro punto a destacar. Normalmente los nuevos modelos suelen venir acompañados de tratamientos especiales como antimoho o antibacterias. Esos tratamientos nos ayudan a conseguir una mayor higiene y nos permiten que la limpieza sea mucho más rápida y sencilla. Con un plato de ducha será más complicado que la suciedad se concentre en un punto, de aquí que la limpieza resulte más sencilla que en una bañera.
  10. Tiempo: si eres de las personas que valoran mucho su tiempo, con un plato de ducha también tendrás la seguridad de garantizar que el tiempo no lo desaprovechas. Muchos estudios han demostrado que se puede ahorrar mucho tiempo al día gracias a la ayuda de un plato de ducha. Esto se debe a que en una bañera tendemos a relajarnos más, lo que hace que pasemos más tiempo, el cual es tan valioso a día de hoy.
  11. Medio ambiente: como he comentado a lo largo de este artículo, los platos de ducha hacen que usemos mucha menos agua que con una bañera. No solo ayudamos al medio ambiente con un consumo inferior de agua, sino que también le ayudamos con el consumo de menos energía.
  12. Rapidez: la instalación de un plato de ducha es mucho más rápido que la instalación de una bañera. Esto significa que si te corre prisa el cambio, el plato lo podrás tener en 24 o 48 horas, es decir, en muy poco tiempo.

Como puedes ver, hay muchas razones por las que instalar un plato de ducha en vez de una bañera. Ahora que ya te hemos expuesto todas esas razones, ya solo te queda elegir si te interesa o no.